valoraciones
comentarios

Qué coberturas debe incluir un seguro médico para niños

Qué coberturas debe incluir un seguro médico para niños

Si para un adulto es importante contar con un seguro médico propio, para evitar las listas de espera y recibir atención personalizada, para un niño lo es aún más, ya que va a requerir atención continuada y especializada durante varios años.

En nuestros primeros años de vida las visitas al médico suelen ser frecuentes, bien porque solemos ser más vulnerables a las enfermedades, bien porque debemos cumplir un calendario de vacunación y revisiones. Los más pequeños necesitan evitar colas y esperas, y recibir una atención adecuada a sus necesidades en cada etapa. Para cubrir esta demanda de padres y madres existen los seguros médicos infantiles.

Coberturas más importantes del seguro de salud para niños

Aquí te dejamos una lista de las coberturas más importantes del seguro de salud para niños:

Atención especializada las 24 horas

Servicio de gran importancia, no solo para resolver las dudas de los padres primerizos, sino también para atender a imprevistos o incertidumbres que se pueden solucionar con una sola llamada. Contar con atención especializada permanente y un servicio de asesoramiento médico las 24 horas es imprescindible para la tranquilidad de padres y pequeños.

Revisiones médicas periódicas

Es importante que un seguro de salud para niños cuente con todas las revisiones médicas con profesionales especializados, sobre todo durante los primeros años de vida, cuando los bebés deben pasar por una revisión a los quince días, al mes, a los tres meses… La prevención y la atención continua, ventajas ambas de contar con un seguro de salud privado, son aún más necesarias cuando se trata de la salud de los más pequeños. Muchas pólizas ofrecen también revisiones anuales dentro de sus garantías, con especialidades como la oftalmología, la otorrinolaringología o a psicología, por ejemplo.

Amplio cuadro médico

Es importante que los seguros médicos para niños y niñas incluyan un amplio cuadro médico, con una larga lista de especialidades, más allá de pediatría y puericultura. También deberían contar con profesionales logopedas, dermatólogos, foniatras, psicólogos infantiles, otorrinolaringólogos u oftalmólogos, entre otros. Algunas pólizas también ofrecen cobertura dental y visita médica a domicilio.

Libre elección de pediatra

La confianza es una cuestión básica cuando hablamos de salud, y sobre todo en relación con la crianza y la atención a los menores. Si nuestro pequeño y nosotros como padres hemos establecido un vínculo de confianza con nuestro pediatra, es importante poder contar con su apoyo y asesoramiento cuando lo necesitemos. Por ello, la libre elección de pediatra es una de las garantías fundamentales para los seguros de salud para niños.

Algunas pólizas incluyen también coberturas adicionales relacionadas con el seguimiento al embarazo, preparación y asistencia en el parto o planificación familiar, entre otras.

Edad de contratación de un seguro de salud para niños

Los seguros de salud infantiles atienden a niños con edades comprendidas entre los 0 y los 15 años, y algunas compañías amplían estas coberturas hasta la mayoría de edad, es decir, hasta los 18 años.

Conviene tener presente que las primas de los seguros de salud para niños varían con la edad, pero de una manera distinta a como varían en los seguros para adultos, ya que las primas de las pólizas infantiles son más altas cuanto más pequeños son los niños, y luego el precio va disminuyendo a medida que van cumpliendo años hasta los 12 o 13 años, edad a partir de la que comienzan a incrementarse ligeramente año tras año.

Los niños en el seguro de salud familiar

La mayor parte de las compañías aseguradoras ofrecen la posibilidad de incluir a los niños en la póliza de salud de sus padres. Este tipo de póliza, denominada seguro de salud familiar, incluye promociones pensadas para familias en las que se aplican precios especiales si los asegurados son padres e hijos. También cuentan con las especialidades de pediatría y puericultura, y con la cobertura de hospitalización pediátrica.

Los recién nacidos en el seguro médico

Por otro lado, estas pólizas con cobertura de hospitalización también incluyen normalmente a los recién nacidos durante un período de alrededor de un mes. Si deseas incluir a tu bebé en tu seguro privado o en vuestro seguro de salud familiar, deberás hacerlo el mismo día de su nacimiento o en sus primeros días de vida, para evitar que se apliquen carencias o preexistencias, por ejemplo.

Hay compañías que incluso cubren la asistencia sanitaria del recién nacido como beneficiario de la póliza de su madre, pero una vez transcurra ese periodo de garantía pactado, el seguro dejará de proteger al menor. Por este motivo es importante comunicar a la aseguradora la inclusión del nuevo miembro de la familia en la póliza, o suscribir una póliza infantil específica para el pequeño, para evitar que se quede sin asistencia sanitaria privada.

Los pequeños no entienden de horario ni esperas, por eso es importante contar con un servicio completo, que les garantice no solo las mejores coberturas, sino también las que mejor se adapten a sus necesidades. Como en los demás seguros de salud específicos, en los seguros de salud para niños es importante revisar garantías, conocer qué prestaciones incluye y con qué cuadro médico cuenta para poder comparar y para escoger lo que necesitas para tus hijos.

Si quieres saber más sobre los seguros médicos para niños, haz clic a continuación y obtén información sobre coberturas, compañías aseguradoras y ofertas.

saber-mas

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies